• Español

La FIEC descubre guardabosques con el juego Mi Bosque 3 D

Llevar el Bosque Protector La Prosperina a casa, enseñar a cuidarlo, mantenerlo limpio, a conocer la flora, la fauna y reforestarlo a través del videojuego Mi Bosque 3D, es lo 'máximo'. Así fue reconocido dicho proyecto en el concurso "Retos Ambientales Guayas y Quil", que promueve el Municipio de Guayaquil.  

En este proyecto, trabajaron a lo largo del tiempo más de 40 estudiantes de Ingeniería en Computación junto a otros estudiantes de la ESPOL. Todos liderados por Rodrigo Saraguro, de la Facultad de Ingeniería en Electricidad y Computación (FIEC). 

"La idea, una vez recibido el premio ($10.000), es mejorar el juego virtual en los primeros tres meses del 2022 y difundirlo de manera masiva", explicó Rodrigo Saraguro, director del proyecto.  
Una de las principales metas para los desarrolladores de MiBosque3D es  sumar jugadores. Si  hoy llegan a 100 niños, para el próximo año se espera que sean 1,000.
Pero, ¿Cómo nace?. Todo comenzó en las aulas de la FIEC, en el 2018, pero es recién -en pleno confinamiento- que arranca el juego con participantes de una escuela de Durán y la Fundación Huancavilca. El juego se estrenó involucrando a jugadores con edades promedio de 9 a 11 años.
"Juegan y aprenden sobre educación ambiental, basado en  el  bosque  La Prosperina que es protegido por la ESPOL", dice Ysrael Larco, uno de los estudiantes de Computación que ayudó al desarrollo de la plataforma virtual 3D y que, de hecho, fue reconocido  con una Insignia Digital de Vinculación con la Sociedad: Servicio Comunitario. 
El videojuego tiene tres objetivos primordiales, primero que el niño explore y reconozca un bosque tropical; luego, que aprenda sobre la cadena alimenticia; y además, que pueda identificar las amenazas y resuelva cualquier problema que pueda darse en un bosque. 
Adicionalmente, mediante retos, practican sobre cómo apagar una fogata, cómo proteger una especie animal, a ubicar los contenedores de reciclaje de acuerdo al desecho, y a sembrar semillas o reforestar. 
"Es precisamente lo que más gusta, ya que se promueve el cuidado del ambiente y la sostenibilidad en los niños mediante una manera entretenida, venciendo la complejidad de que muchas veces, por logística, no pueden explorar un bosque", resalta Saraguro.
Mi Bosque 3D resulta una propuesta divertida y a la vez de enorme potencial didáctico para fomentar en los niños el cuidado de nuestras reservas naturales. Una vez que cumplen los retos el jugador adquiere nuevas habilidades que al final permitirán, a los jugadores,  convertirse en guardabosques digitales y a nuestra ciudad, contar en el  futuro con ciudadanos con mayor conciencia ambiental.
La iniciativa Mi Bosque 3D evidencia bien uno de los objetivos de FIEC y del #ADNESPOL: explotar la tecnología al máximo de su potencial para ser un agente de cambio en la ciudad y por qué no, a nivel global.