• Español

Charlas FIEC 31 de Julio de 2020

Abstract:

Las TICs se han establecido como un motor de cambio social a nivel mundial. La educación acerca de y basada en TICs, requiere de manera urgente una revisión del enfoque que tradicionalmente se usa en la enseñanza tecnológica. Particularmente, es crítico revisar cómo hacer que esta enseñanza se ajuste a las circunstancias donde se imparte, incluyendo la audiencia a la que va dirigida y los problemas relevantes dentro del contexto socio-tecnológico. Usando teorías de pluralidad y nuestras experiencias como estudiantes latinoamericanos de Interacción Humano-Computador en Estados Unidos, en esta presentación discutiremos ideas para reimaginar una enseñanza tecnológica más diversa y contextualizada.

 

Expositores:

Marisol Wong-Villacrés es candidata doctoral del programa de Computación Centrada en el Humano en Georgia Tech y docente de la carrera de Ingeniería en Computación en la Escuela Superior Politécnica del Litoral en Ecuador (ESPOL). Su investigación explora la intersección de la cultura, las ciencias del aprendizaje y el acceso a la información para diseñar tecnologías con comunidades vulnerables que se basen en fortalezas en lugar de necesidades. 

Javier Tibau Benítez obtuvo su Ph.D. en Ciencias Computacionales en Virginia Tech estudiando el uso y los efectos de la tecnología como medio de conexión, empatía y cultura en ámbitos domésticos y de separación familiar. Es profesor de la carrera de Ingeniería en Computación de la ESPOL, sus áreas de interés se encuentran alrededor del estudio del impacto de la tecnología en aspectos sociales, diseño centrado en el humano e interacción humano-computador.

Adriana Alvarado García es candidata doctoral del programa de Computación Centrada en el Humano en Georgia Institute of Technology. Desde el 2019 es también Data Fellow de la unidad Global Pulse de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y becaria del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACyT). Su investigación se centra en examinar el aprovechamiento de datos provenientes de redes sociales, tanto para identificar iniciativas dirigidas por ciudadanos, así como para informar las problemáticas relacionadas con temas de seguridad pública, criminalidad y violaciones de derechos humanos en México. Todo ello con el fin de desarrollar sistemas de información para simplificar el uso e intercambio de datos entre gobierno, ONGs y ciudadanos.